Medicamentos

 

 

Nuevas directrices para la gestión de residuos en establecimientos de salud

En línea con las tendencias recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya implementadas en los países desarrollados, es necesario que el sector salud se focalice en el tema y desarrolle un marco normativo específico promover un sistema adecuado de gestión de los residuos producidos por los Establecimientos de Atención de la Salud (EAS). La adecuada gestión de los residuos debe ser parte integral de las tareas de los EAS porque sus diferentes características de peligrosidad constituyen un factor de riesgo para la salud de trabajadores, pacientes y acompañantes.

Para tratar con esta problemática, desde el Ministerio de Salud de la Nación se han aprobado las directrices nacionales para la gestión de residuos en los Establecimientos de Atención de la Salud (EAS) y que en un plazo de 180 días el Departamento de Salud Ambiental dependiente de la Dirección Nacional de Determinantes de la Salud e Investigación deberá presentar un Programa Nacional de Reducción de Riesgos asociado  a la gestión de estos residuos.

Esta resolución tiene vínculo directo con la Resolución Ministerial N° 553/09, donde se desarrolló el proyecto Demostración y Promoción de las mejores técnicas y prácticas para la reducción de desechos generados por la atención de la salud a fin de prevenir emisiones de dioxinas y mercurio al medioambiente. En 2009 este taller tenía con el objetivo de desarrollar y ensayar en terreno buenas prácticas de gestión que pudieran servir como modelo para toda la región.

Además, durante ese proyecto se realizaron experiencias piloto en tres hospitales y se desarrolló un programa de capacitación sobre Gestión de Residuos de Establecimientos de Atención de la Salud que desembocó en el dictado de un curso y la elaboración de la “Guía de Capacitación para la Gestión de Residuos en Establecimientos de Atención de la Salud”.

En este proyecto, sumado a los talleres regionales realizados durante 2008 y 2009, se destacó la necesidad de unificar criterios para la clasificación, caracterización y tratamientos de los residuos de los Establecimientos de Atención de la Salud (EAS).